El vino y la salud

Los viernes de enero y febrero desconectate en My Suites con "Bright Friday"
Los viernes de enero y febrero desconectate en My Suites con “Bright Fridays”
19 enero, 2018
8 de marzo: Día Internacional de la Mujer
8 de marzo: Día Internacional de la Mujer
7 marzo, 2018

Gracias a su alto contenido en polifenoles (un grupo de sustancias químicas encontradas en plantas), el vino tinto elimina los radicales libres (especie química que daña a nuestro cuerpo causando, en el mejor de los casos, el envejecimiento) y protege el corazón. Su consumo siempre debe ser moderado, que, según los expertos, es de una copa por día. Y el consumo no debe de ser en cualquier momento, tiene que ser durante la cena o el almuerzo.

Todo esto se concluyó luego de varios estudios, en los que se afirmaba que una copa de vino tinto al día ayuda a prevenir muchas enfermedades cardiovasculares, tanto en los hombres como en las mujeres. Los científicos dicen que reduce la posibilidad de padecer una enfermedad coronaria, reduciendo la producción de colesterol malo (LDL) y aumentando el bueno (HDL).

A su vez disminuye el efecto del cigarrillo, sirve para regular los daños que genera el tabaco en los vasos sanguíneos, ya sea para relajarse o vasodilatarse.

Si bien se sabe que el consumo excesivo de alcohol provoca hipertensión, beber una copa de vino al día (150 ml) tiene el efecto contrario para las personas que sufren de este problema, ya que baja la presión luego de una comida, equilibra la presión arterial.

Según un estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts el vino tinto es un aliado contra la grasa su consumo activa la función de un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las existentes. Aunque contiene siete calorías por gramo, en dosis moderadas, contribuye a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer.

El vino tambien gracias sus propiedades antioxidantes y astringentes combate las infecciones urinarias, logra evitar que las bacterias se adhieran a nuestra vejiga o riñones y optimiza, además, el filtrado y depuración de estos órganos.

¿Y por qué el vino tinto?

Se preguntarán: y por qué no otro tipo (rosado, blanco, espumoso). Para ello, mejor saber un poco más sobre esta bebida.

Todo se resume al proceso de elaboración del vino: se elabora con el mosto (el zumo de la uva) de uvas moradas, las cuales se recogen de la vid en el proceso llamado vendimia.

La elaboración del vino se lleva a cabo mediante la maceración, luego el prensado, la fermentación, el trasiego, la clarificación y el embotellado.

Otra de las razones por las que el vino es bueno para la salud es debido a la presencia de una gran cantidad de polifenoles (que provienen de la cáscara y las semillas de las uvas).

El vino blanco, por ejemplo, se realiza con la pulpa solamente, por ello no contiene estas sustancias.

Según la cantidad de sol, la variedad de la uva y el terreno donde crecieron los racimos o la concentración alcohólica, tendrán más o menos polifenoles.

Más info:

Científicos